¿Por qué orino tanto? – 6 Razones por las que estás orinando demasiado – Riñones, infección, diabetes

El nombre científico que se le da a la expulsión abundante de orina es “poliuria”, la cual sucede cuando se eliminan más de 3 litros de orina en 24 horas.

El hecho de tener que ir muchas veces al baño para orinar puede suceder debido a un alto consumo de líquido en el día. Sin embargo, cuando aparte del aumento en la frecuencia urinaria se pueden notar otros síntomas como dolor y ardor al orinar o dificultad para aguantar las ganas de orinar, esto puede indicar algún tipo de problema de salud, por lo que es importante consultar a un urólogo para que haga el diagnóstico correcto e indique el mejor tratamiento a seguir.

Para despejar dudas y saber si la frecuencia urinaria es normal o delata una posible enfermedad, el médico podría solicitar un examen general de orina o un examen de orina de 24 horas para verificar el funcionamiento de los riñones, además de evaluar si hay otros síntomas asociados para poder hacer el diagnóstico.

A continuación mencionamos las causas más comunes que pueden aumentar las ganas de orinar:

1. Beber mucha agua, café o bebidas alcohólicas


Cuando la persona bebe mucha agua, lo normal es que todo ese líquido ingerido sea eliminado por la orina, si ese es el caso, la orina tiene un color claro y casi sin olor. En estas condiciones es normal que el organismo elimine el exceso.

Por lo general esto sucede en ciertos períodos del día luego de beber muchos líquidos, alimentos ricos en agua o con un consumo elevado de sal o alimentos ricos en sodio como embutidos o papas fritas.

Beber mucho café u otros que contienen cafeína, como el té negro, chocolate y mate, también aumentan la frecuencia urinaria, pues aprte del líquido, la cafeína es un diurético natural.

Otra fuente diurética son las bebidas alcohólicas, sin embargo, no son una buena opción para combatir la sed, ya que no hidratan el organismo, sino que por el contrario, lo deshidrata.

¿Qué hacer?

: una forma de bajar la frecuencia urinaria es practicar actividades físicas, ya que los ejercicios ayudan a eliminar el exceso de líquidos acumulados en el organismo.

2. Tomar diuréticos

La ingesta de algunos medicamentos para tratar alteraciones cardíacas como “Furosemida” o “Hidroclorotiazida”, por ejemplo, pueden fomentar la producción de orina por los riñones.

¿Qué hacer?: Es importante que el aumento de la frecuencia urinaria por el uso de medicamentos esté supervisado por el médico, ya que de esta forma se tendrá un control y la posibilidad de sustituir el medicamento o cambiar la dosis.

3. Diabetes

La necesidad de orinar frecuentemente también puede suceder debido al exceso de azúcar en la sangre, causada por una diabetes mal controlada. Esto, ya que una gran cantidad de glucosa en la sangre hace que el organismo necesite eliminar este exceso por medio de la orina.

El diagnóstico de la diabetes se realiza a través de un examen de orina, pero también por medio de un análisis de sangre, donde se evalúa la cantidad de glucosa circulante.

¿Qué hacer?: en caso de comprobar que el aumento de las ganas de orinar se debe a una diabetes, es fundamental continuar con el tratamiento prescrito por el médico, el cual puede indicar el uso de medicamentos que ayuden a regular los niveles de glucosa en la sangre, inyecciones de insulina y/o cambios profundos en la alimentación y el estilo de vida.

4. Incontinencia urinaria


La incontinencia urinaria sucede cuando no se logra retener la orina, ya que la persona no consigue cerrar los esfínteres antes de llegar al baño, mojando su ropa. Aunque puede suceder en hombres, la incontinencia es más frecuente en las mujeres, especialmente durante el embarazo o después de la menopausia.

¿Qué hacer?: el tratamiento para la incontinencia urinaria puede realizarse por medio de ejercicios de Kegel, que tienen como objetivo el fortalecimiento de los músculos del suelo pélvico, no obstante, en algunos casos puede ser necesario la realización de una cirugía.

5. Una infección urinaria

Una de las causas más comunes del aumento de la frecuencia urinaria es la presencia de una infección urinaria. Para saber si existe una infección hay que observar si se presentan otros síntomas al orinar como dolor o ardor.

Otro síntoma característico es cuando la persona corre al baño porque necesita hacer pipí y al llegar, nota que no tiene tanta orina como esperaba.

¿Qué hacer?: Lo recomendable es consultar a un urólogo o médico general para que puedan realizarse los análisis que confirmen la infección urinaria para así indicar el mejor tratamiento, que normalmente incluye el uso de antibióticos.

6. Hiperplasia prostática

La inflamación de la próstata también causa un aumento en la frecuencia urinaria y es común en hombres mayores de 45 años de edad. Una de las señales para sospechar es tener que despertarse para orinar durante la noche, al menos 2 veces, especialmente si esto no era un hábito.

¿Qué hacer?: el hombre debe consultar al urólogo para que le diagnostique la alteración e iniciar el tratamiento más adecuado, pudiendo indicarse la ingesta de medicamentos que ayuden a aliviar los síntomas y a disminuir el tamaño de la próstata; antibióticos o cirugía en casos más graves.


Cuándo debe ir al doctor

Es necesario acudir al médico cuando las ganas de orinar frecuentemente vienen acompañadas de otros síntomas como:

  • Dificultad para orinar.
  • Dolor o ardor al orinar.
  • Mal olor de la orina
  • Coloración rojiza u oscura de la orina.
  • Presencia de espuma en la orina.
  • Fiebre.
  • Dolor en la parte baja de la espalda.

Por lo tanto, si sospecha y ha evaluado que podría tener algún problema de salud, debe agendar una consulta con un doctor general para que indique la toma de un examen general de orina y de sangre, para poder identificar qué está causando este síntoma y prescribir el tratamiento más adecuado según sea el caso.